viernes, 27 de mayo de 2011

COMENTARIO DE TEXTO
Os propongo un sereno y detallado análisis de unos comentarios que hice aquí,
tanto desde el punto de vista semántico, como morfológico, sintáctico, antropológico, socio económico, político, ufológico, etc. La cuestión es dilucidar si mis comentarios han sido desabridos y poco moderados como afirma la persona a quien me dirijo o es que hay algunos que tienen la piel muy sensible. ¡Ojo! No digo que tengáis que estar de acuerdo con lo que le digo. Sólo si me he pasado con las formas.

Primer comentario:




Blogger Vicente dijo...





Alfonso,
Pero bueno, ¿tú de qué vas? Empiezas soltando la simpleza de que el anarquismo traería la igualdad, la fraternidad y la libertad. Afirmación tan cándida como falsa. Después, ensalzas un tipo de igualdad más propia del comunismo de Mao Tse Tung: los intelectuales, a trabajar en el campo. Y ya ves cómo termino eso.
Y ¿tú qué sabes cómo vive Fortea? ¿Te piensas que el trabajo intelectual no es trabajo? ¿que lo que se haga con el intelecto es algo inútil? ¡Por favor, que somos algo más que un vientre que llenar!
¿Te piensas que hacer una tesis doctoral es como dar un paseo?
¿Te piensas que los curas viven muy bien porque, según tú, no trabajan? Es muy fácil mirar las cosas desde fuera y juzgar y criticar la vida ajena. Ya me gustaría verte a ti en el confesionario, escuchando con paciencia las miserias ajenas. Ya me gustaría verte a ti preparando el sermón del Domingo, preocupandote de cosas como los cursillos prematrimoniales, las primeras comuniones, los gastos de la parroquia etc.
¿A qué viene eso de reprocharle los pequeños placeres de cada día como si no hiciera otra cosa? ¿Acaso no sabes que los albañiles también echan un cigarro?
Y, para colmo, sales con eso de que miente cuando muestra una foto de un niño pequeño diciendo que era él. ¿Acaso no sabes que Fortea es un cachondo y un bromista? ¿A qué viene echarle eso también en cara? ¡Por supuesto que sabemos que no es él! Y estoy seguro que sabe que lo sabemos.

Después, hubo una señora que le regañó de un modo más amable.
Pero, bueno, aunque mi comentario no destilaba precisamente miel, no creo haber insultado ni faltado al respeto.
Después del comentario de la mamá del blog, escribí:

Vicente dijo...




Después de haber leído la maternal regañina a Alfonso de Rocío, me siento mal por haber sido tan áspero con él.
Otro comentarista me aconsejó que no me sienta maternal con Alfonso.
Y Yo le contesté:

Vicente dijo...




Juanjo,
No, si la maternal es rocío. Sólo dije que me sentía mal. Lo cual no quiere decir que me arrepienta de haberle puesto a caldo.
No entiendo cómo todavía hay gente que no hay evolucionado y sigue con las mismas ideas revolucionario- igualitaristas izquierdistas de manual. propias de un chaval de veinte años, pero que no pegan nada a un sesentón, que, por lo menos tenía que haber reconsiderado sus posturas ideológicas y matizar muchas de ellas.

¡Y, además, en estos tiempos, en los que se ha visto el fracaso de los sistemas comunistas!
¡Y sin tener en cuenta lo nefasto que es para la sociedad querer igualar a todos los individuos por lo bajo!

Alphonse sería un demagogo perfecto. (Y empleo el término con total objetividad e imparcialidad.)

Por cierto, ¿A qué datos te refieres?
¿Es seminarista o, más bien, ex seminarista?
¿Qué habrá pasado para que un seminarista termine por convertirse en una especie de Lenin cibernético?
_____________________________________________
_____________________________________________
EDITADO POR EL ADMINISTRADOR

Este blog es de humor, curiosidades, chistes...
Lo siento, pero esta publicación aquí no tiene cabida. Ruego que diriman sus diferencias en otra parte sin molestar a nadie.
Propongo el Foro. Es libre, cualquiera puede publicar un tema y debatir en él.

Gracias.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Instalada la moderación de comentarios por la presencia de una persona demente que suplanta identidades.