martes, 8 de marzo de 2011

La tortuguita que quería volar como sus papás

Una tortuguita comienza a subirse, penosa y lentamente, a un árbol. Después de varias horas de esfuerzo, cuando llega a la punta, se lanza al vacío y se da un feroz golpe en el suelo.

Al rato vuelve a hacer el esfuerzo y lentamente, trepando como puede, llega de nuevo casi a la punta, se lanza y se vuelve a dar otro costalazo. Nuevamente, testaruda, hace otro tremendo esfuerzo y después de mucho rato y muchos jadeos, va llegando a la punta del árbol cuando se resbala, se vuelve a caer, agita sus patitas y se pega nuevamente un gran golpe en el suelo.


En el mismo árbol, en el extremo de una rama, había una pareja de palomas mirando a la tortuguita con lástima. Entonces, la paloma hembra le dice al palomo macho: "Oye, querido, ¿No te parece que ya es hora que le digamos a la tortuguita que es adoptada?"




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Instalada la moderación de comentarios por la presencia de una persona demente que suplanta identidades.