viernes, 16 de julio de 2010

Un chaval tonto... pero no del todo

EL ACCIDENTE DEL PRESIDENTE


José Luis Rodríguez Zapatero salió el otro día a dar una vuelta por los alrededores de su residencia veraniega de La Mareta, con tan mala suerte para él, que cayó a una presa, y con tan mala suerte para los españoles que un muchacho del lugar lo rescató de allí.
Cuando Zapatero se vio salvo, le dijo al zagal:
— Gracias. Me has salvado la vida; pídeme lo que quieras.
— Señor presidente —dijo el chico—, sólo quiero que mi ataúd sea
transportado en una carroza tirada por seis caballos.
— ¡Por Dios! ¡Si eres muy joven! Anda, pídeme otra cosa.
— Bueno, pues entonces, que sobre mi ataúd pongan la bandera de España y que la guardia de honor la doble y se la entregue a mi madre al final de la ceremonia.
— Que no, que no… Pídeme otra cosa.
— Pues… que la guardia de honor dispare unas salvas mientras me entierran.
— Pero, vamos a ver, ¿a qué viene esa manía de que te vas a morir?
— Pues porque cuando cuente en el pueblo que lo he salvado, me van a matar a hostias, por gilipollas.






















(Birlado a Ramsés -Ramrock's Blog-)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Instalada la moderación de comentarios por la presencia de una persona demente que suplanta identidades.